4 ene. 2014

Homofobia transversal

Estos dos días han servido para confirmar aquello que muchos de los que nos preocupamos por la homofobia y en general por la situación de las GSM (minorías sexuales y de género) no nos cansamos de repetir a través de las redes sociales por las que nos movemos: la homofobia es algo transversal, en absoluto patrimonio exclusivo de la derecha política. Ni que decir tiene, es más común que una persona que se declara abiertamente en contra de los derechos civiles o de la dignidad de las personas no-heterosexuales se declare simultáneamente de derechas (y, probablemente, políticamente incorrecto, dándonos a los que aún gozamos de cierto sentido común una pista crucial para identificar a la más variopinta fauna de Tuiter), pero no es raro, por desgracia, ver a orgullosos revolucionarios enarbolando la bandera de la hoz y el martillo, la rojinegra o la tricolor perseguir, acosar y difamar a otras personas por el mero hecho de no ser heterosexuales.

Yo no he estado desde el principio del problema del que voy a hablar a continuación, por lo que empezaré a contar desde el momento en el que me metí a defender a mi compañero @SalidaPorLaIzq del acoso por parte de varios usuarios de Tuiter por señalar la homofobia del que ha demostrado convertirse en el acosador más pesado que he tenido la desgracia de encontrarme.

Por lo visto, este sujeto mostró apoyo explícito al Proyecto Pilla Pilla, conocida banda de acosadores homófobos de tendencia neonazi que se dedicaba a  engañar y atacar a hombres gays con los que quedaban por Internet. Mi compañero señaló la homofobía implícita en este apoyo y, en un rato, cuatro o cinco palmeros del afín a los fascistas estaban atacándolo y acusándolo de cosas tan aleatorias como misoginia, pederastia, machismo y otras tonterías varias entre numerosos insultos de carácter homófobo. Fue en ese momento cuando yo intervine para defender a mi compañero junto con otros usuarios y, al cabo de un rato, la cosa se calmó después de unos cuantos bloqueos y reportes por spam.

Sin embargo, hoy @SalidaPorLaIzq y yo hemos vuelto a ser atacados por este grupo homófobo de ayer que, de repente, había crecido y ya contaba con más de 6 cuentas de Tuiter, algunas de ellas, seguramente bastantes, manejadas por la misma persona. Estas cuentas sobrepasaron el nivel de homofobia de ayer y, directamente, instaron a atacarnos personalmente, llegando a publicar amenazas de homicidio. Al final de la entrada va un recopilatorio de algunas de las perlas que han aparecido hoy por nuestras pestañas de menciones. Os aseguro que no tienen desperdicio.

Si escribo esta entrada a toda prisa y sin demasiada planificación es porque considero importante visibilizar dos problemas tan importantes como la impunidad de la homofobia en la izquierda política y las distintas corrientes revolucionarias y, sobre todo, la peligrosa asociación de homosexualidad y pederastia que, con el asunto de Pilla Pilla en general y con este problema en concreto, sigue operando en el subconsciente de un número no despreciable de personas. La utilización de esta asociación por estos energúmenos tiene mucho de consciente y malintencionada, pero la receptividad de los que se tragan sus mentiras está más relacionada con una fuerte educación heteropatriarcal en esta asociación que con malicia propiamente dicha. Por ello considero importante insistir en la necesidad de dejar claro lo común y destructivo de esta forma de arremeter contra personas por la simple razón de su condición de no-heterosexuales. Recordemos que instituciones con tanta repercusión y autoridad entre gran parte de la población como la RAE continúan fomentando estos prejuicios que, en definitiva, acaban en ataques, persecuciones, asaltos y difamaciones de quienes no se identifican como heterosexuales.

Sin más que añadir y disculpándome de antemano con quien pueda leer esta entrada por la desorganización, la vaguedad y el posible olvido de temas importanes debidos a la prisa y a mi deseo de publicar esto cuanto antes, procedo a mostraros un pequeño recopilatorio de lo que en estos días hemos tenido que aguantar mi compañero y yo. Evidentemente, no están todos los tuits, ni siquiera todos los usuarios que nos han acosado, pero considero la muestra suficiente para valorar las dimensiones que ha adquirido esto.








Como podéis observar, hoy empezaron a acosarnos contestando a cada cosa que publicábamos en nuestro perfil, tuviese o no relación con la homofobia, el Proyecto Pilla Pilla o sus inmundos perfiles de Tuiter.







También han acosado a otras personas, por lo que se ve, pero estas han decidido ignorarlos.







Aquí lo fácil que es para quien no esté atento a la manipulación homófoba caer en mentiras con el reclamo de algo tan vil como la pederastia.





Cabe destacar que en ningún momento mi compañero o yo hablamos de pederastia o de sexo con personas de esa edad. Son difamaciones con el fin de relacionar nuestra homosexualidad con el monstruo de la pederastia valiéndose de esa asociación latente en el subconsciente de muchos.





Han llegado al punto de tratar de recopilar nuestros datos personales. Como es obvio, este número no corresponde ni a mi compañero ni a mí, pero es significativo el grado de acoso al que han llegado estos energúmenos homófobos.











Incluso me han acusado de ¡misoginia! Los recursos del homófobo para manipular a quien lo lea no tienen límites.





En fin. Considero que estos tuits son suficientes para que se aprecie lo que hemos pasado @Salidaporlaizq y yo durante estos días. Espero que no tengáis que sufrir acoso de este tipo y, si lo hacéis, recordad denunciarlo y exponerlo. La homofobia no se ignora, se combate.

EDITO: Me han pasado otro tuit donde esta escoria homófoba vuelve a apoyar públicamente al Proyecto Pilla Pilla, de nuevo recurriendo a la pederastia como cebo. Os lo dejo también:

EDITO (II): Me ha pedido @SalidaporlaIzq que incluya dos tuits suyos en esta entrada que muestran tanto el apoyo del acosador a Pilla Pilla como la posterior turba que este lanzó contra nosotros. Como tiene una cuenta privada, no puedo insertar sus tuits del mismo modo en que lo hice con los de los acosadores, así que os dejo captura de uno y del otro os dejo el link junto a la imagen que adjunta porque en la captura no se ve bien:



Aquí el otro tuit y aquí la foto que adjunta (no se ve bien, pero si hacéis click y la aumentáis se lee estupendamente)



4 ago. 2013

Algunas pautas para personas heterosexuales

No ser heterosexual supone muchas veces tener que aguantar preguntas indiscretas y molestas, actitudes en apariencia afables y curiosas pero en realidad discriminatorias -y también molestas- y, en general, una serie de cosas que las personas que gozan del privilegio de ser heterosexuales no tienen que soportar. A pesar de que lo esperable desde nuestra posición oprimida y cabreada sería defenderse de estos ataques camuflados o, al menos, explicar que son ataques y por qué lo son, lo cierto es que la mayoría de nosotros prefiere callar y aguantar no sólo porque es lo que llevamos haciendo la mayor parte de nuestra vida, sino también porque es más cómodo, más fácil, nos ahorra discusiones y nos facilita ser -aparentemente- aceptados en más círculos sociales. No seré yo quien juzgue esta forma de actuar, pero sí diré que, si sólo te incluyen si aceptas renunciar a una parte de ti mismo y a su dignidad, no te están incluyendo realmente: lo que están haciendo es adaptarte a su modelo de cómo tiene que ser una persona normal y, una vez has asimilado más o menos ese modelo, te incluyen. De todos modos, no es este tema el que quería tratar hoy aquí.

Esta entrada va dirigida, sobre todo, a personas heterosexuales que, conscientes de que sus actitudes muchas veces son molestas, deseen corregirlas pero no sepan cómo y también a personas heterosexuales que no sepan que sus actitudes son molestas. No sólo es necesario reivindicar nuestra posición de oprimidos: una parte importante de la lucha es hacer conscientes a los privilegiados de que lo son. Recordemos que uno de los principales mensajes que me transmite mi privilegio es que yo no tengo privilegios.

Antes de empezar: para presentar actitudes molestas (homófobas) no es necesario ser consciente de ello. Que señalemos estas actitudes no significa que os consideremos igual que a ese matón del pueblo que nos quiere clavar una navaja. Al contrario: significa que os consideramos lo suficientemente razonables y autocríticos como para pararos a leer esto, endenderlo y tratar de ponerlo en práctica. Os consideramos aliados en potencia y queremos que entendáis nuestra situación para poder revertirla. Sois parte del problema y, si queréis dejar de serlo, es importante que sepáis que lo sois y qué podéis hacer o, mejor dicho, parar de hacer para ello. Vamos allá.

a) En primer lugar, mucho cuidado con las preguntas. Gran parte de la opresión sufrida por no ser heterosexual se debe a que serlo se considera "lo normal", es decir, lo predeterminado, lo que se es por defecto y cualquier otra orientación sexual se percibe como una alteración de esta, una situación extraña, como una especie de transición de la heterosexualidad a la homo/bi/pan/asexualidad que se debería siempre a algún tipo de trauma infantil, problema de socialización, problema ambiental o cualquier otra causa que se nos pueda ocurrir. Pues bien, esto no es así y aceptar esto es el primer paso para no comportarse de forma homófoba. Preguntas como "¿desde cuándo eres lesbiana?", "¿cómo te diste cuenta de que eras gay?", "¿pero has probado con algún tío (si eres una chica lesbiana)/tía (si eres un chico gay) para saberlo seguro?" denotan una percepción de las orientaciones sexuales distintas a la heterosexual como algo distinto y son muy molestas. A pesar de que hay personas que cambian de orientación a lo largo de su vida, la mayoría somos homo/pan/bi/asexuales desde que tenemos uso de razón, es decir, la primera atracción por otra persona que hemos sentido ya se correspondía con nuestra orientación sexual actual. Además, no es necesario mantener relaciones afectivas con otra persona para conocer tu orientación sexual ¿o acaso vosotros no sabíais que erais heterosexuales antes de vuestro primer beso? Pues eso. Algo muy útil para detectar si una pregunta es estúpida (y molesta) o no es hacérosla a vosotros mismos (por ejemplo "¿cómo me di cuenta de que era heterosexual?"). Sonará absurda, y eso es indicativo de que no debéis hacérnosla porque para nosotros será igual de absurda y, además, nos hará sentir aun más distintos y marginados de lo que ya nos sentimos día a día (o, en su defecto, cabreados, según la persona). No quiero decir con esto que no nos podáis preguntar cosas sobre nuestra opresión, sobre nuestra situación y sobre cómo afrontamos la marginación. Estas preguntas son siempre bienvenidas porque, como colectivo silenciado, deseamos y necesitamos expresar que lo somos. Hay que saber distinguir qué preguntas son lícitas y qué preguntas no lo son. Por último, estaría bien que os informaseis sobre nuestras realidades y sobre las situaciones a las que tenemos que hacer frente. Es muy grato encontrar personas heterosexuales preocupadas por este tema.

b) En este mismo orden de cosas, evitad a toda costa insinuar que nuestra orientación sexual se debe a una etapa difícil, a que estamos confusos o a nuestra adolescencia. Esto es especialmente molesto ya no sólo porque refleje una concepción de nuestra orientación sexual como una alteración de la heterosexual, sino también porque presupone nuestra inmadurez y nuestra incapacidad para definir y aceptar lo que somos. Somos lo que decimos y si estamos equivocados o cambiamos de opinión, es asunto nuestro y lo haremos saber si lo estimamos conveniente. Del mismo modo que no cuestionamos vuestra orientación sexual, no cuestionéis vosotros la nuestra.

b2) Un tipo especialmente vil y cabreante de esta actitud (y especialmente común también) es asociar nuestra orientación sexual a un trauma, a problemas con uno de nuestros progenitores o a algún encuentro desastroso con personas del sexo opuesto. Lo más probable es que no sean la causa y que insinuando estas cosas nos hagáis sentir estigmatizados.

c) Es importante que sepáis que la orientación sexual NO es una opción. Por favor, dejad de hablar de "opción sexual" como si pudiésemos elegir. Obviamente, nadie elegiría pertenecer a un colectivo oprimido y excluido de la mayor parte de la cultura dominante. No quiero decir con esto que nos avergoncemos de lo que somos o que seríamos heterosexuales si ahora mismo se nos diese la opción. Hemos crecido siendo a/bi/homo/pansexuales y muchos hemos aprendido a vivir con la marginación y a hacerle frente. Yo, por ejemplo, no cambiaría mi orientación sexual si pudiese. Otros, no sé. Pero bueno, en cualquier caso, no se puede. Repito: la orientación sexual no es una opción.

d) No, no nos sentimos incómodos en los vestuarios y no, no nos sentimos atraídos por todas las personas de nuestro mismo sexo. Insinuar eso es ofensivo e irritante. Una vez más, la técnica de haceros a vosotros mismos la misma pregunta es vuestra amiga. Si alguno de nosotros tiene miedo (ojo, digo miedo y no pudor o incomodidad) a compartir vestuario con otras personas de nuestro mismo sexo no es porque temamos sentirnos atraídos por ellas, sino porque tememos ser rechazados o agredidos. No hace falta que explique por qué ni que detalle los casos de humillaciones que tienen lugar en los vestuarios.


e) En este sentido, y aquí ya hablo con un poco menos de perspectiva porque no lo soy, ser bisexual NO es sinónimo de ser promiscuo, de tener una vida sexual especialmente activa o de sentirse atraído por un gran número de personas. Ser bisexual quiere decir que te sientes atraído tanto por hombres como por mujeres y ya está. Ni el doble de personas, ni el doble de posibilidades, ni nada de nada.

f) Algo que duele especialmente es tener que explicar que somos un colectivo marginado. Hemos crecido siéndolo y para nosotros es obvio que es así. Nunca nos hemos sentido representados en las novelas, las películas, las series o la música de más éxito, ni siquiera en la de éxito intermedio, salvo contadas excepciones generalmente también sesgadas y cargadas de clichés y estereotipos (que en una película de instituto americano haya un chico con mucha pluma que se comporta como sus amigas no cuenta como reflejo fidedigno de nuestra realidad).

f2) Por lo expuesto en f), consideramos absurdo e irritante tener que explicar que necesitamos una cultura propia. Canciones que hablen sobre nuestra realidad, películas que la reflejen, libros que la relaten, locales donde encontrarnos… son cosas que vosotros ya tenéis: las tenéis en la cultura dominante (mal llamada "normal"). Nosotros no, y por eso necesitamos producirlas. No es que tengamos un deseo de diferenciarnos, sino que no hay una cultura igualitaria. Hay una cultura heteronormativa que vosotros poseéis y monopolizáis y en la que no estamos representados. No nos vamos, nos echáis.

f3) En este mismo orden de cosas, el que muchos de nosotros tengamos dificultades para integrarnos en un grupo, en una clase, en un trabajo o en cualquier otro espacio social no quiere decir que sea algo voluntario e intencionado. A veces se debe a cuestiones individuales (timidez, mal humor, etc) que nada tienen que ver con nuestra orientación sexual y otras a que las conversaciones que se mantienen en ese espacio y la actividad que se lleva a cabo nos excluye. Una vez más, nadie hace uso de su orientación sexual para excluirse voluntariamente. Esa idea es de las más absurdas que se pueden llegar a plantear.

g) La condescendencia no es integración. Ni "me encantáis los gays", ni "ay, qué cuquis, daos un beso", ni "mira esas dos chicas qué monas son y qué valientes". Puede que haya gente a la que le gusta, a mí personalmente me parece insultante. No somos monos de feria ni críos a los que hay que cuidar. Somos personas adultas y responsables igual que vosotros. No confundáis situación de opresión con necesidad de cuidado y atención continuos. No nos oprimáis y ya está.

h) Ojo, punto importante. NO CONFUNDÁIS ORIENTACIÓN SEXUAL CON IDENTIDAD DE GÉNERO. Son cosas distintas. La orientación sexual determina quién te atrae, la identidad de género determina quién eres. No van asociadas. Hay hombres afeminados heterosexuales, mujeres con trazos característicamente masculinos bisexuales y personas del tercer género homosexuales. El género es un tema complejo y la orientación sexual también y las combinaciones posibles son infinitas. Una vez más, no van ligados. Otra cosa es que la cultura dominante esté monopolizada por personas identificadas con la dicotomía hombre/mujer heterosexuales y que eso influya en el número de personas que cumplen estas características. Insisto: identidad de género y orientación sexual son cosas distintas y separadas. 

i) En este sentido, debéis saber que no todas las relaciones se rigen por el sistema tradicional de roles de género, es decir, no todas las relaciones tienen un polo femenino y otro polo masculino. Es muy común oír la (muy molesta) pregunta de "¿quién es el hombre/mujer de la relación?". Esto presupone que el único modelo posible de relación es el heterosexual tradicional (hombre masculino-mujer femenina) y refleja un intento por encajar todas las demás en ese modelo que ahonda en la percepción de que la homo/pan/a/bisexualidad es una alteración o una variante de la heterosexualidad. No lo es y exigimos que se respeten los distintos modelos de relaciones.


i2) Otro error común es asociar lo expuesto en i) a los roles adoptados en una relación sexual. Por ejemplo, se cree que "el hombre de la relación" en una relación entre dos chicas es la que se pone el arnés para penetrar a su compañera. No. Ni todas las chicas usan arnés, ni esto tiene nada que ver con la identidad de género. Por favor, no mezcléis temas.

i3) Aquí vuelvo a hablar con menos perspectiva. Una relación sin penes de por medio es posible. Dejad de preguntar "¿cómo folláis las lesbianas?". No sólo es homófobo, sino que también (y sobre todo) es machista.

j) No existe una "personalidad gay" o una "forma de ser pansexual". Dejad de presuponer en nosotros determinadas actitudes sólo por el hecho de que presentemos una determinada orientación sexual. Ni somos más tímidos, ni somos más abiertos de mente, ni somos más promiscuos, ni nada de nada. Hay lesbianas de derechas, asexuales comunistas y pansexuales que se niegan a mantener relaciones sexuales fuera del matrimonio.

k) Cualquier oración que empiece por "no soy homófoba, pero" demostrará que eres homófoba. En serio, cualquiera. Deja de odiarnos y de exigirnos cosas.

l) Parece absurdo decirlo, pero mejor prevenir que curar. La actitud de una persona con una determinada orientación sexual no hace a las demás personas con la misma orientación iguales que ella. El hecho de que un bisexual sea una buena peorsona no quiere decir que todos los bisexuales lo sean. A mí me gusta el té, pero a ninguno de mis ex-novios les gustaba. Pues eso, dejad de generalizar, por favor. Las generalizaciones son injustas y falaces.

m) Por favor, no nos digáis lo que tenemos que hacer. Hay pocas cosas más irritantes que el paternalismo. No nos digáis que la pluma nos hace quedar mal, no nos expliquéis cómo salir del armario y no insistáis en que usemos preservativo informándonos de los peligros a los que nos enfrentamos en caso de no usarlo. Ya lo sabemos. Si necesitamos ayuda o consejo con cualquiera de estos temas, os lo pediremos pero, de entrada, nosotros sabemos mucho mejor que vosotros cómo hacer frente a la marginación o a los distintos problemas que azotan a nuestra comunidad entre otras cosas porque para nosotros informarnos sobre todo esto es una total y absoluta necesidad. Una vez más, no somos niños a los que cuidar, sino personas a las que respetar.

n) Esto es más bien un tema de identidad de género pero, como siempre se asocia con la orientación sexual (releer h, por favor), lo trataré igual. La pluma está bien, las chicas masculinas están bien, las personas transgénero están bien, las personas travestidas están bien. No tenéis derecho a imponer vuestra identidad de género a los demás. Si sois chicos de gimnasio o princesas Disney, estupendo, pero otros no somos nada de eso y somos igual de dignos que vosotros. Vive y deja vivir.

n2) El Orgullo es una reivindicación de todo lo diverso en cuanto a identidad de género y orientación sexual. No todas las personas no-heterosexuales vamos en tanga todo el día ni en carroza. Sorpresón, ni siquiera somos todos iguales (punto l). El hecho de que en esa festividad concreta nos vistamos así tiene un motivo concreto y es el de reivindicar lo expuesto en el punto n). Ser distinto está bien, vive y deja vivir, esas cosas. El Orgullo no es sólo carrozas, las personas no-heterosexuales no somos sólo carrozas. Las carrozas son una reivindicación. Hay personas que se visten así, hay otras que no, pero ese día luchamos, entre muchas otras cosas, por las primeras. Aprended a diferenciar.

ñ) Esto es algo más personal, supongo y espero que el resto de personas no-heterosexuales también lo odian. ¿Por qué os sorprendéis cuando vuestro actor favorito revela no ser heterosexual? ¿Qué chorrada es eso de que "se os cae un mito"? Releed una y mil veces el punto j, por favor. Esta actitud pone de manifiesto que tomáis modelos de persona en la que la heterosexualidad es lo normal y el resto una alteración que afecta a todos los demás aspectos de su vida y su personalidad. Una vez más, no lo es. La orientación sexual es una circunstancia, nada más. Neil Patrick Harris va a actuar igual le gusten los tíos o las tías y nunca va a ser Barney Stinson le gusten los tíos o las tías. Esto no sé si calificarlo como homofobia o infantilidad.

ñ2) Del mismo modo, "me sorprende en ti" no es una respuesta adecuada a alguien que se atreve a hablarte abiertamente de su orientación sexual. No sólo por lo ya explicado, sino porque es una respuesta totalmente superficial y carente de empatía o entendimiento por lo que significa para tu amiga o amigo su condición de oprimida u oprimido.

o) Respetad los armarios. Hablar abiertamente de tu orientación sexual hoy día aún es algo que puede perjudicarte a nivel personal, laboral, familiar, psicológico y hasta físico. Hacerlo es una decisión muy personal que únicamente debe tomar la persona involucrada. Acosarla con preguntas sobre sus relaciones personales o su orientación sexual no es sólo invadir su intimidad y su vida privada, sino también presionarla para que haga algo que, desgraciadamente, requiere de una larga reflexión.

p) En último lugar, los chistes están bien, las bromas son estupendas y el humor es magnífico pero, por favor, no los utilicéis para estigmatizarnos aun más. Es posible hacer bromas que incluyan la bisexualidad sin burlarse de los bisexuales. En general, es posible hacer bromas que incluyan la realidad de un grupo oprimido pero sin burlarse de este, sino del grupo opresor. No alimentéis la cultura dominante que ya nos margina, difama y caricaturiza.


Eso es todo. Me ha quedado un poco larga, pero creo que está bastante completa. Si tenéis en mente que nuestras orientaciones sexuales no son más que eso, orientaciones sexuales, os resultará más fácil no ofendernos. Sabemos que es difícil no dejarse llevar por la cultura en la que te has criado, pero el saber que puedes incluir a millones de personas que actualmente están totalmente marginadas debería ser aliciente suficiente para hacer un esfuerzo. Una vez más: heterosexuales, sois aliados en potencia. Sois los opresores y el problema, pero también parte de la solución. Dejad de estigmatizarnos.


Agradecimientos especiales:

- Adri (@Adroi_bogui) por la lectura de la versión beta y su contribución con su experiencia.
- Akemi (@Akemi_roawr) por su contribución con su experiencia.
- Juanjo (@SalidaPorLaIzq) por su contribución con su experiencia.
- Alba Ouro (@Laxgort) por la lectura de la versión beta y por contactar con Akemi.
- The Artist (@The_Artist7) por su contribución con su experiencia.
- Álvaro Escudero (@AlvaroEsc_) por su contribución con su experiencia.
- LaGuiri (@laguiri) por su didactismo y ser, en cierta medida, inspiración para esta entrada.
- Ctulhu (@DSSJ97) por recordar que las personas dentro del armario existen e inspirar el punto o).






1 jul. 2013

De vuelta al mundo real

Aquí estoy otra vez. Consideraba importante escribir una entrada porque hoy ha sido uno de los días más tristes de todo el año. Me explico.

Resulta que hoy una amiga mía a la que llamaré Rosa celebraba su cumpleaños en un merendero encima de una playa, con banquitos y un parque, hierba alta, flores moradas y amarillas y pajaritos volando por el cielo. Un paisaje idílico con el mar de fondo sólo estropeado por las algas amontonadas en la arena. Un primor.

La cosa se empezó a poner entrañable cuando trajeron la tarta, una tarta normal con una concha colocada encima y pintada con los colores de la bandera del Orgullo, cosa que, ni que decir tiene, mejoró considerablemente mi humor y aun más el de Rosa. Tan de buen humor y tan dispuestos a todo estábamos que Rosa decidió hacer efectiva una promesa que, en la desesperación de los cinco minutos antes de Selectividad, le había hecho: bañarme desnudo con ella en su cumpleaños si lograba entrar en Medicina. Como al final el examen de marras fue bien y en septiembre estaré pululando felizmente por las avenidas santanderinas, tocó bajar a la playa toalla y bañador en mano entre las risas del resto de compis, que se asomaban divertidos para comprobar cómo Rosa y yo moríamos congelados.

Tras un largo rato detrás de una roca, ya desnudos y tapados con la toalla decidiéndonos a empezar a correr, nos lanzamos al agua cual final de película jipi de segunda (véase Pradolongo), empezamos a chapotear y a agitar los brazos como si así el riesgo de hipotermia fuese menor y salimos rápidamente a secarnos ante la atenta mirada de dos señoras indignadas que paseaban por la playa. Creo que nos querían decir algo, pero prefirieron sentarse en la misma roca en la que estaban nuestros bañadores y cuchichear con cara de espanto entre ellas.

El caso, que TENÉIS QUE BAÑAROS DESNUDOS. Es lo mejor que se ha inventado después del bizcocho de limón y vainilla que preparó uno de los chicos que vino al cumple. QUÉ BIZCOCHO. Pero bueno, lo importante es que bañarse desnudo es algo que te hace olvidar durante una media hora el tremendo asco que da todo porque es como un orgasmo continuo cuando sales del agua. De verdad os lo digo, es fantástico. Y TODAVÍA LO ES MÁS cuando estás con Rosa y habláis durante más de una hora sobre la tristeza, el mar, el heteropatriarcado y cómo combatirlo y sobre cómo incluir a los privilegiados en esta lucha. Fue tan redondo que decidimos bañarnos otra vez antes de volver con los demás.

Lo mejor de todo vino después cuando, despeinado y vestido de cualquier manera, me senté a escuchar a Rosa y a mi mejor amiga cantar tocando la guitarra comiendo lo que quedaba del bizcocho de limón y vainilla. Yo creía que estaba en el cielo, de verdad que sí. Me habría quedado a vivir en aquel merendero para siempre sin preocuparme porque el resto del mundo estuviese poblado por cabrones.

Desgraciadamente, todo se acaba y, de un espacio natural e idílico entre bizcochos caseros, canciones con guitarra y conversaciones donde las convenciones heteropatriarcales brillan por su ausencia tienes que volver por fuerza al mundo real, donde lo normal hace que tengas ganas muy locas de construir tu propio AK-47 y no dejar títere con cabeza.

4 abr. 2012

Aurora

Aurora era discreta y remilgada. Sus pocos amigos habían aprendido a valorar su carácter tímido e introvertido como una de sus mayores virtudes. Hablar suponía para ella un gran esfuerzo, por lo que cuidaba cada una de las palabras que decía. Su pelo rizo y blanco, sus ojos celestes y su piel nívea le conferían un aspecto glacial que intimidaba a la mayoría de los chicos de su facultad.

Aurora estudiaba Matemáticas. Era la mejor alumna de su clase, jamás bajaba del sobresaliente. Su carrera la apasionaba y muchos de sus profesores la admiraban. Sus demostraciones eran exactas y rara vez se le escapaba algo. Siempre llevaba una peculiar gota de cristal colgada al cuello; unos decían que era un recuerdo de su madre, otros, que era una suerte de amuleto; pero la verdad es que nadie sabía qué significaba exactamente aquel adorno.

Aurora vivía con Victoria, una chica de su clase, bastante menos brillante y algo alocada. Pasaban mucho tiempo juntas, lo que era una bendición para Aurora ya que con Victoria no se sentía tan insegura como con el resto de personas. Solían pasar las tardes en el cine o paseando por el bosque, riendo y hablando de todo un poco. Ciertamente formaban una pareja extraña.

Aurora y Victoria tenían infinidad de planes para el futuro: cuando terminasen de estudiar comprarían un piso en Santander y trabajarían allí, Aurora en la universidad y Victoria en un instituto. Irían de vacaciones en verano, cada vez a un sitio distinto. Aún no habían decidido si se iban a casar, pero eso no importaba: Aurora y Victoria serían felices juntas.

Aquel día Aurora llegaba tarde. Victoria puso la tele para entretenerse un rato hasta que su novia apareciese por la puerta, saludando alegremente y endulzando el aire de la casa. Todo era basura en la programación: cotilleo, culebrón, cotilleo, fútbol, culebrón… ¡las noticias! Victoria dejó ese canal puesto mientras iba preparando la mesa para comer. 

- … la Policía desconoce la identidad del autor, pero se cree que…

Victoria prestó atención. Un atentado. "Qué horror",  pensó, su ciudad no era un objetivo frecuente de terroristas. Cuando se acercó para ver el lugar donde se había producido el ataque se le heló la sangre en las venas: entre los escombros, todavía intacta, Victoria acertó a ver aquella gota de cristal.

24 feb. 2012

Autocrítica.

¡Por fin me he decidido a escribir mi primera entrada!

Hoy @burenfurecida, un grupo anónimo en Twitter bastante conocido por la zona donde vivo a causa de sus tweets ácidos y sus pocos escrúpulos a la hora de arremeter contra sus vecinos burelenses, se ha visto en la obligación de cerrar su cuenta ante las numerosas amenazas dirigidas a un chico que probablemente no tuviese nada que ver con el asunto. 
Se llevaba tiempo especulando con la identidad de este grupo que cada vez suscitaba más críticas entre la juventud. Incluso se llegó a tener más de un "sospechoso". Las dudas se disipaban a ojos de esta gente cuando una muchacha, ni corta ni perezosa, decidió atribuir a su propio hermano el ingenio de estos tweets, condenándolo automáticamente a una catarata de amenazas que llevaron al anteriormente mencionado grupo, del que aún se desconoce la identidad, a clausurar definitvamente su cuenta de Twitter.

Con este asunto se ha puesto de relieve la alergia a la crítica de muchos de mis vecinos burelenses, quienes, heridos en su orgullo, arremetieron contra este grupo como si de su peor enemigo se tratase. ¿Qué se debe pensar cuando observas semejante capacidad de autocrítica? Ciertamente, esa soberbia que tanto se gusta de criticar por estos lares ha asomado la patita en este asunto. Los mismos que ante una humillación te aconsejan hacerte el sueco "porque es un chiste y no debes tomártelo a la tremenda" hoy reclamaban la cabeza - o cabezas - de @burenfurecida en bandeja de plata.

Se han tomado el asunto como un auténtico crimen, con sus jueces, sospechosos y, por supuesto, con una condena "acorde" a ojos de muchos con el "delito" cometido. ¿En qué consiste este delito? En un puñado de tweets humorísticos cargados de localismos, piques entre bachilleres, sarcasmos y otras chorradas varias. 

El tema en sí es una tontería, es cierto, pero da bastante que pensar sobre la idiosincrasia de un pueblo que es muy permisivo y liberal hasta que algo le toca. En fin, otra caza de brujas que no es la primera y que, por desgracia, tampoco será la última. Recuerdos a @burenfurecida y, sobre todo, muchos ánimos al chico al que espero pronto dejen en paz.

9 feb. 2012

¡Vuelta a la carga!

¡Hola! ¡He decidido retomar el blog! Bueno, retomar... Lo cierto es que la otra vez sólo duró dos semanas: me gustaba tan poco lo que había escrito que borré todas mis entradas y dejé esto completamente abandonado. Hasta hoy. 

En realidad la culpa es de mi profesora, que abrió uno para el instituto y nos mandó registrarnos y publicar trabajos allí. Entonces iba yo a registrarme cuando... "¡anda, si yo ya tenía cuenta de Blogger! ¡sí, sí, aquel blog que abrí hace tiempo y que ahora tengo abandonado!" Eso pensé. Y aquí estoy.

Eso es todo, espero que salga mejor esta vez y ¡bienvenidos!